viernes, 27 de marzo de 2009

Una madre avilesina llegó a pedir el derecho a morir para su hija anoréxica

El caso de la gijonesa ahora revelado tiene muchas semejanzas con el desgarrador testimonio que una madre avilesina lanzaba a finales del pasado año sobre su hija de 26 años. María López, enferma de anorexia desde los 13, llegó a intentar quitarse la vida hasta en quince ocasiones. Ante esta situación, la familia lanzó un grito de socorro desesperado a través de las páginas de este diario para recabar ayuda especializada. Su objetivo era lograr el ingreso de la joven en un centro público especializado fuera de la región, tras haber sido rechazada en varios hospitales por las listas de espera. Como en el caso de la gijonesa, se quejaban por no haber encontrado el apoyo profesional necesario en estos casos. El Defensor del Paciente llegó a pedir a la fiscalía avilesina que abriese una investigación sobre el caso, petición que fue denegada. Conocida la denuncia, el Sespa ofreció ingresar a la joven en la unidad de psiquiatría del Hospital San Agustín y algunos colectivos apelaron al Defensor del Pueblo para pedir apoyo a los poderes públicos, «que pasan olímpicamente de estos casos». La desesperación de esta familia avilesina la llevó a pedir ayuda «para conseguir una vía legal que le permitiera practicar el recurso de eutanasia» para la chica. Los expertos señalan que la raíz de la mayoría de este tipo de trastornos alimenticios no se encuentra precisamente en la búsqueda de la delgadez a cualquier precio, sino en la fragilidad psicológica de quienes la padecen. El espectro de enfermos de bulimia se extiende desde los 9 años hasta la treintena, según explicó en una visita reciente a Asturias la directora del Instituto de Trastornos Alimentarios de Barcelona, Montserrat Povedano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario